Cartas al Presidente Uribe

Luego de la marcha del 6 de marzo, los estudiantes de la Universidad del Tolima recibieron en sus correos electrónicos serias amenazas de las "Aguilas Negras", por "protestar por todo y a favor de nada" y por estar "convocando a marchas pendejas y agitando y lavándole el cerebro tanto a los estudiantes como a la sociedad" (son apartes literales del texto que amenaza con "eliminarlos").

Aunque no están incluidos en la carta que abajo se lee, creo que ellos, y todos los ciudadanos colombianos, recibimos con entusiasmo estos llamados de atención al gobierno y a quienes desde las altas esferas del poder aplauden e instigan la intimidación que ya se ha convertido en varios crímenes en menos de un mes, ante el silencio sospechoso del gobierno y sus asesores.

La carta que aquí aparece, que encontré gracias a Gacetilla, debe ser leída junto a ésta otra, de una solidaria blóguer y valiente colombiana.

March 25, 2008

S.E. Álvaro Uribe Vélez
Presidente de la República
Cra. 8 #7-26
Palacio de Nariño

Dear President Uribe:

We write to express our deep concern about the recent wave of threats, attacks and killings of human rights defenders and trade unionists in connection with the March 6 demonstrations against state and paramilitary human rights violations. We urge you to publicly and immediately adopt effective measures to stop this violence.

Over the course of one week, between March 4 and March 11, four trade unionists, some of whom were reportedly associated with the March 6 demonstration, were killed.1 Members of human rights organizations have also been subject to a large number of physical attacks and harassment. Their offices have also been broken into and equipment and files have been stolen.

In recent weeks a large number of human rights organizations, including la Asociación MINGA, the Colombian Commission of Jurists, Reiniciar, CODHES, the Movement of Victims of State Crimes (MOVICE), and Ruta Pacífica de Mujeres have received threats purportedly coming from the Black Eagles. One threat sent by email on March 11 specifically named twenty-eight human rights defenders. The threat, which was signed by the paramilitary group “Metropolitan Front of the Black Eagles in Bogotá,” accused the individuals of being guerrillas, referred explicitly to the March 6 demonstrations and stated that they would be killed promptly. The next day, another paramilitary email threat to various other groups announced a “total rearmament of paramilitary forces.” In addition to national human rights groups, the threats have targeted the international organization Peace Brigades International Colombia Project (PBI), the news magazine Semana, the Workers Central Union (CUT), indigenous organizations, and opposition politicians. A large number of additional recent instances of harassment, attacks and threats are currently being documented by national human rights groups.

(1) (Carmen Cecilia Carvajal, member of the North Santander Teachers Association (ASINORT) was killed on March 4. Leonidas Gomez, member of the Union Nacional de Empleados Bancarios (UNEB) and Central Unitaria de Trabajadores (CUT) trade unions was killed on March 5. Gildardo Antonio Gómez Alzate, delegate of the Asociacion de Wenstitutores de Antioquia (ADIDA) and investigator for the Centro de Estudios e Wenvestigationes Docentes (CEID) was killed on March 7. Carlos Burbano, member of the organization ANTHOC, was found dead on March 11. The UN High Commissioner for Human Rights also reports that on February 28 there was a shooting against the house of Luz Adriana González, a member of the Permanent Committee for the Defense of Human Rights and a promoter of the March 6 event in Pereira.)

This string of threats and attacks calls directly into question the effectiveness of the paramilitary demobilization process. Indeed, the Organization of American States has reported that twenty-two armed groups linked to the paramilitaries remain active around the country and has expressed “serious doubts about the effectiveness of demobilization and disarmament.”

We are especially concerned by the fact that the threats and attacks came shortly after a series of public accusations made by your presidential advisor, José Obdulio Gaviria, against the organizers of the March 6 protest. On February 10 and 11, on national radio, Mr. Gaviria suggested that the march’s organizers, including specifically Iván Cepeda (spokesman of MOVICE), were affiliated with the abusive guerrillas of the Revolutionary Armed Forces of Colombia (FARC). Your government issued statements on February 15 and March 14 promising to guarantee the rights of those participating in the March 6 protest. However neither statement deterred Mr. Gaviria from continuing his stream of accusations on February 17 and March 20. His latest statement, suggesting that Mr. Cepeda is essentially a member of the FARC, is particularly outrageous coming after the recent wave of attacks and threats.

Baseless comments such as these are profoundly damaging to Colombian democracy and human rights, and place those against whom they are made in direct danger of violence. These statements stigmatize the legitimate work of thousands of human rights defenders, trade unionists, and victims, and can have a chilling effect on the exercise of rights to freedom of expression and free association. And in a country like Colombia, with its record of political violence, statements like these only contribute to a climate of political intolerance that fosters violence. Indeed, on February 11, the day after Mr. Gaviria first made the comments, the supposedly demobilized AUC paramilitary group released a statement on its website echoing Mr. Gaviria’s attacks on Mr. Cepeda and the victims’ movement.

It is precisely because prior administrations recognized the importance of respecting the work of human rights defenders and others, that Presidential Directive 7 of 1999 and Presidential Directive 7 of 2001 are now in place. Both directives order public servants “to abstain from questioning the legitimacy of… NGOs and their members… and to abstain from making false imputations or accusations that compromise the[ir] security, honor and good name…” Directive 7 of 1999 further clarifies that public servants must not “make affirmations that disqualify, harass or incite harassment of said organizations… [nor] emit … declarations that stigmatize the work of these organizations.”

We urge you to combat this wave of violence by:

1. Disavowing, in public and before national media, the statements made by Mr. Gaviria and others linking the March 6 protest organizers to guerillas; rejecting the recent wave of threats and attacks; reaffirming your government’s support for, and protection of, the legitimate work of human rights defenders and trade
unionists; and ensuring that no further inflammatory remarks are made by members of your government;

2. Ensuring a prompt, impartial and comprehensive investigation into each of the recent killings, attacks and death threats. It is vital that those responsible for these attacks are held responsible. Any supposedly demobilized persons who participated in or ordered these crimes should be stripped of their paramilitary demobilization benefits, and you should take decisive action to dismantle paramilitary groups and break their links to state officials in accordance with United Nations recommendations;

3. Providing protective measures to those individuals named in the March 11 death threats, as well as to other persons who have been subject to attacks or threats, and personally holding meetings with victims, trade unionists, and human rights defenders who have been affected by the recent attacks to listen to their concerns.

Thank you for your attention to this urgent matter.


Andrew Hudson
Human Rights Defenders Program
Human Rights First

José Miguel Vivanco
Americas Director
Human Rights Watch

Renata Rendón Advocacy Director for the Americas Amnesty International USA
Kenneth H. Bacon
Refugees International

John Arthur Nunes
President and CEO
Lutheran World Relief

Joy Olson
Executive Director
Gimena Sánchez-Garzoli
Senior Associate for Colombia and Haiti
Washington Office on Latin America

James R. Stormes, S.J.
Secretary, Social and International Ministries
Jesuit Conference

Lisa Haugaard
Executive Director
Latin America Working Group

Adam Isacson
Director of Programs
Center for International Policy

Robert Guitteau Jr.
Interim Director
US Office on Colombia

Heather Hanson
Director of Public Affairs
Mercy Corps

Mark Harrison
Director, Peace with Justice
United Methodist Church, General Board of Church and Society

Monika Kalra Varma
Robert F. Kennedy Memorial Center for Human Rights

Viviana Krsticevic
Executive Director
Center for Justice and International Law (CEJIL)

Joe Volk
Executive Secretary
Friends Committee on National Legislation

Melinda St. Louis
Executive Director
Witness for Peace

Bert Lobe
Executive Director
Mennonite Central Committee

Rick Ufford-Chase
Executive Director
Presbyterian Peace Fellowship

Charo Mina-Rojas

T. Michael McNulty, SJ
Justice and Peace Director
Conference of Major Superiors of Men

Cristina Espinel
Colombia Human Rights Committee, Washington DC

Phil Jones
Church of the Brethren Witness/Washington Office

Vice President Francisco Santos
Vice President of the Republic of Colombia
Cra. 8 No. 7-57

Mr. Carlos Franco
Programa Presidencial de Derechos Humanos
Calle 7 No 6 – 54
Bogota D.C

Mr. Thomas A. Shannon
Assistant Secretary of State for Western Hemisphere Affairs
2201 C Street, NW
Washington, DC 20520

Mr. David J. Kramer
Assistant Secretary of State for Democracy, Rights, and Labor
2201 C Street, NW
Washington, DC 20520

Ambassador William R. Brownfield
U.S. Ambassador to Colombia
U.S. Embassy in Colombia
Calle 24 Bis No. 48-50
Bogotá, D.C.

Ambassador Carolina Barco
Ambassador of Colombia to the United States
Embassy of Colombia in the United States
2118 Leroy Place, NW Washington, DC 20008


Campus Blog

De acuerdo a sus organizadores, llega a Colombia "la mayor fiesta tecnológica del mundo".

La cita física será en Bogotá, en el recinto de Corferias, del 23 al 29 de junio de 2008. Me suena mucho el Campus Blog, así que por allá nos vemos. Y que nos guarden la lechona...


Periodismo patriótico IV

El periodismo patriótico miente, disimula, oculta, calumnia, ataca y hace parte de la estrategia "diplomática" de "la patria" en la OEA, (en la reunión que discutió la violación del territorio ecuatoriano el 1 de marzo del 2008) .

"(La reunión de la OEA)... Fue un éxito, más considerando que la reunión comenzó con tensiones por la publicación que hizo el diario colombiano, El Tiempo, de una foto, aparentemente encontrada en el computador de Raúl Reyes, en la que aparece el jefe guerrillero hablando con un hombre a quien identificó como el ministro de Seguridad del Ecuador, Gustavo Larrea,. La publicación fue repartida por diplomáticos colombianos antes de que comenzara la reunión.

El asunto resultó un fiasco para Colombia porque rápidamente los funcionarios y la prensa ecuatoriana establecieron que no era Larrea el de la foto, sino el secretario del Partido Comunista argentino, Patricio Etchagaray, quién luego declaró que había ido al campamento a hablar con Reyes para conseguir una entrevista para varios medios de su país.

Además cuando los periodistas le preguntaron al canciller colombiano Fernando Araújo sobre la autenticidad de la foto no quiso responder".
(Revista Semana)

La mentira se fabrica cuando la comisión diplomática colombiana alista maletas. De la caja de pandora (computador de Reyes) puede salir cualquier cosa, entonces, !procedan!. La policía da la orden de pasar una foto a El Tiempo, el periódico la publica como una orden dada por otro de los miembros de la familia (el ministro Santos) y el daño está hecho. Colombia ya tiene con qué acusar al Ecuador en la reunión. Tiene con qué acusar, pero no tiene argumentos diplomáticos para hacer la paz.

Cuando afortunadamente, en plena reunión se comprueba la mentira, el canciller colombiano cierra la boca. Pero el daño ya está hecho: el Ecuador reclama ahora que cese la campaña mediática en su contra como requisito para reanudar relaciones y pone en duda las pruebas que salgan del famoso computador. Mientras tanto, Colombia logra que se empeoren las relaciones con sus vecinos.

La estretegia diplomática colombiana quedó al desnudo. El Tiempo lo cuenta: "
La foto fue entregada, de manera no oficial (y precipitada, pues el material era aún objeto de investigación, lo que no se dijo al periódico), por la Policía. Y fue esa fuente la que identificó al ministro como el personaje fotografiado. Pero, más allá de las intenciones de la fuente al entregar la foto y de sus eventuales repercusiones políticas hacia la reunión de la OEA, este diario falló en sus procedimientos de verificación (una cosa es un parecido, otra es que se trate de la persona en cuestión) y falló al no atribuir claramente la información a la fuente, en lugar de asumirla como propia."

Las intenciones de la fuente quedaron claras, las del periódico también, las del periodismo patriótico también.


Mi concierto por la paz


El pan nuestro

El pan nuestro

Se bebe el desayuno... Húmeda tierra
de cementerio huele a sangre amada.
Ciudad de invierno... La mordaz cruzada
de una carreta que arrastrar parece
una emoción de ayuno encadenada!

Se quisiera tocar todas las puertas,
y preguntar por no sé quién; y luego
ver a los pobres, y, llorando quedos,
dar pedacitos de pan fresco a todos.
Y saquear a los ricos sus viñedos
con las dos manos santas
que a un golpe de luz
volaron desclavadas de la Cruz!

Pestaña matinal, no os levantéis!
¡El pan nuestro de cada día dánoslo,

Todos mis huesos son ajenos;
yo talvez los robé!
Yo vine a darme lo que acaso estuvo
asignado para otro;
y pienso que, si no hubiera nacido,
otro pobre tomara este café!
Yo soy un mal ladrón... A dónde iré!

Y en esta hora fría, en que la tierra
trasciende a polvo humano y es tan triste,
quisiera yo tocar todas las puertas,
y suplicar a no sé quién, perdón,
y hacerle pedacitos de pan fresco
aquí, en el horno de mi corazón...!

(César Vallejo)


No matarás

"Tenemos derecho a vivir en paz y, por lo mismo, a eliminar a los enemigos de la paz".

Alfonso Llano Escobar, Sacerdote Jesuita.

Ahora que desde la iglesia Católica se bendice (públicamente) el asesinato, vale recordar unas palabras que desde la sociedad civil la contradicen.

"Más allá de todo y de todos, incluso hasta de un posible dios, hay el no matarás. Frente a una sociedad que asesina a millones de seres humanos mediante guerras, genocidios, hambrunas, enfermedades y toda clase de suplicios, en el fondo de cada uno se oye débil o imperioso el no matarás. Un mandato que no puede fundarse o explicarse, y que sin embargo está aquí, en mí y en todos, como presencia sin presencia, como fuerza sin fuerza, como ser sin ser. No un mandato que viene de afuera, desde otra parte, sino que constituye nuestra inconcebible e inaudita inmanencia".

"El principio que funda toda comunidad es el no matarás. No matarás al hombre porque todo hombre es sagrado y cada hombre es todos los hombres. La maldad, como dice Levinas, consiste en excluirse de las consecuencias de los razonamientos, el decir una cosa y hacer otra, el apoyar la muerte de los hijos de los otros y levantar el no matarás cuando se trata de nuestros propios hijos".

Carta de Óscar del Barco a Sergio Schmucler en la revista Intemperie.


Periodismo patriótico III

En otro hit de la política de seguridad democrática se ha convertido la muerte de un segundo integrante del secretariado de las farc en menos de una semana. La noticia ha sido recibida con triunfalismo en las esferas castrenses (con lo que demuestran las encuestas, el 80% de los colombianos serían "castrenses"), pero poco análisis se le ha hecho. Creo necesario hacerlo, porque se está fortaleciendo un engendro en medio de la vergonzosa guerra en que está sumida Colombia.

El engendro de la justicia por mano propia, instigada desde la institucionalidad, que si bien no es nuevo, ahora cobra dimensiones inimaginables. La cosa es así:

Nota de la revista Semana:

Al guerrillero Iván Ríos lo mataron sus compañeros

Quién era y qué implicaciones tiene para la organización guerrilera la muerte de este miembro de su secretariado Fecha: 03/07/2008 -

Este viernes se conoció la noticia de la muerte del guerrillero Iván Ríos, en municipio de Samaná en Caldas, otro miembro de los nueve de los que constituían el Secretariado de las Farc. Con ésta es la segunda baja de uno de los altos mandos de esa guerrilla en menos de una semana, luego de la caída de Raúl Reyes en Ecuador el pasado 1 de marzo.

Aunque en un principio se habló de un enfrentamiento con el Ejército, Caracol Radio dijo esta tarde que quienes mataron a Ríos fueron sus propios compañeros. El hecho, según esa emisora, se presentó el miércoles, cuando tres de los guerrilleros que lo acompañaban, decidieron rebelarse porque el cabecilla los había sometido a una especie de régimen de hambre.

No les permitía encender fuego para cocinar alimentos, por temor a ser localizado por Ejército, que le seguía los pasos desde hacía varios días. Esa fue, según Caracol, la razón por la que lo mataron y, para probar que sí se trataba de él, le cortaron la mano y se la entregaron a lo militares para que establecieran su identidad.

Las informaciones hasta ahora conocidas dicen que los tres guerrilleros recibirán una recompensa de 5 millones de dólares, que era lo que el gobierno ofrecía a quien diera información que permitiera localizar a este líder de las Farc.

La versión del periódico El Tiempo, que trae la foto del cadáver, dice:
(Marzo 8 de 2008)

Estudian recompensa de 5.000 millones de pesos para guerrillero que mató a 'Iván Rios'

El General Mario Montoya, comandante del Ejército, dijo que las Fuerzas Militares están de acuerdo en que se otorgue ese beneficio a 'Rojas', jefe de seguridad de 'Ríos'.

''El Ministerio de Defensa tiene toda la intención de pagar la recompensa, lo que hemos hecho ahora es solicitar un concepto jurídico para ver si es viable y es conducente'', explicó ''Montoya''.

El Comandante del Ejército afirmó que la muerte de 'Ríos', miembro del Secretariado de las Fac "significa la implosión al interior de las Farc". Dijo que el próximo objetivo de las Fuerzas Militares es 'Karina', una de las guerrillas más sanguinarias de las Farc.

(Párrafos adelante continúa):

'Cundió el pánico'

La versión del guerrillero, conocida por este diario, fue que el pasado martes, desesperados por el hambre y la paranoia de 'Ríos', y ante la evidencia del cerco militar, decidieron matarlo y entregarse al Ejército: "Viéndonos cercados y con la muerte del camarada 'Reyes', que supimos ese día, cundió el pánico.

No teníamos comida y teníamos la muerte encima". Según dijo, les prohibieron hablar por cualquier medio y hasta prender hogueras para evitar que fueran detectados por el humo.

El miércoles dieron el golpe. 'Rojas', que hace varias semanas venía en contactos con el DAS para su desmovilización, sugirió que 'Ríos' y su círculo de confianza se apartaran del resto del grupo y se refugiaran en una zona de cuevas en las montañas de Aguadas. Allí lo mataron, enterraron el cuerpo y salieron a buscar a los militares.

Aunque la posibilidad de ganarse la recompensa de 5 mil millones de pesos ofrecidos por 'Ríos' fue uno de los motivos que los llevaron a traicionarlo, su situación judicial no es nada sencilla. Lo más probable, de hecho, es que sean procesados por el homicidio.

'Rojas' es un guerrillero recorrido en la guerra y reconocido como uno de los más sanguinarios. Cargaba, para donde iba, un fusil y dos pistolas en el cinto y desde que ingresó a la guerrilla estuvo en el frente 47. Su gente le temía porque su castigo más suave eran los trabajos forzados.

Hasta aquí la nota de prensa. Las preguntas que quedan en el aire, luego de leer las líneas que he pintado de color amarillo, son: ¿Qué habló Rojas en esas varias semanas de contacto con el Departamento Administrativo de seguridad -DAS? ¿Porqué el DAS, que tenía el contacto de varias semanas con Rojas, no capturó a los perseguidos, incluidos Iván Ríos y sus tres guardaespaldas? ¿Porqué Rojas mata a su jefe, le corta la mano derecha y se la entrega al ejército? ¿Había cambiado de jefe?

¿Entre quiénes se reparten los cinco mil millones? ¿Hay un autor intelectual del asesinato? ¿Es este un nuevo modo de proceder en la guerra? ¿Comparte el Estado y el Gobierno colombiano este tipo de prácticas de guerra? ¿Se alentó desde la institucionalidad la justicia por mano propia? ¿Queremos nuevos engendros de justicia por mano propia además de los miles de paramilitares que siguen en funciones?

Estas son las preguntas que no se hace el periodismo patriótico. Pero yo reclamo el derecho a hacerlas, porque sólo la verdad y la transparencia nos llevarán a la paz con justicia social. No celebro ni a la guerrilla ni a la guerra. Es deber del Estado de Derecho perseguir al que esté por fuera de la ley y ponerlo a buen recaudo de la justicia. En Colombia no existe la pena de muerte, al menos no se ha legalizado. Es hora de dejar de engendrar monstruos que hagan el trabajo sucio.

"La ilegalidad no se combate desde la ilegalidad", le dijo ayer la Presidenta Cristina Kirchner al Presidente Uribe. Y en todo el continente resonaron sus palabras.


Periodismo patriótico II

Como lo proponía un reconocido periodista radial de RCN radio hace un par de noches -reseñado en post anterior-, los medios colombianos se dedican ahora a hacer periodismo patriótico. Para eso llamó Uribe a una "veintena" de directores de medios a reunión privada, de la que no ha trascendido mayor noticia. Lo que si salió fue una estrategia de autocensura, de la que tampoco tendremos mayor noticia. Al parecer, la mencionada estrategia consiste en que los medios tengan mayor "prudencia", para evitar profundizar el conflicto. Esto es, que la prudencia que no tuvo el presidente con la orden de soltar bombas en un país vecino, la tengan los periodistas.

Y esta estrategia sería un "control de la información en estado de preguerra", como han dicho algunas fuentes cercanas a la reunión. Este es entonces el nuevo nombre de la autocensura luego de la metida de patas (y bombas) en el vecindario.

Por ahora, parece ser que el periodismo patriótico consiste en achacar todos los males del mundo al computador de Reyes, de ahora en adelante "caja de pandora".

Pues de esta caja de pandora salió, según El Tiempo, "la captura del mayor traficante mundial de armas". Pero según Semana, "los datos que permitieron localizar al empresario ruso Victor Bout no salieron del computador del guerrillero Raúl Reyes. Fue un operativo de la policía tailandesa y la DEA".

Caracol televisión también atribuyó la captura a "la caja de pandora". Estas contradicciones y ligerezas periodísticas no dejan de causar suspicacias de los lectores, televidentes y radioescuchas, que ya no sabemos a cuál medio creer.

Lo mismo pasa con las cifras de los muertos en la acción militar donde cayó Reyes (de ahora en adelante "Melchor"). En Ecuador las autoridades dicen que recogieron 22 cadáveres y se inició el proceso de identificación respectivo que durará 15 días. Pero en Caracol Televisión (de ahora en adelante "babosa") , continúan hablando de los "16 guerrilleros muertos".

¿Están despistados los medios o son los primeros asomos del periodismo patriótico? Seguiremos contrainformando.


Nos sobran los motivos para decir NO MAS!


No, Plinio: demasiado es demasiado

Florence Thomas. Columnista de EL TIEMPO.

Te recuerdo algunas cosas, pues los meandros de tu amarga memoria no te permiten entender tu alrededor.

No, Plinio, "trop, c'est trop"... entonces: ¿280 indígenas kankuamos asesinados por los frentes paramilitares de la Sierra Nevada, cuyas mujeres e hijos han tenido que aprender a vivir sin ellos, son para ti poca cosa? Dices que no habría que gastar suela de zapatos por ellos y ellas.

Pues yo te voy a recordar algunas cosas, Plinio, porque tal vez los meandros de tu amarga memoria no te permiten ya entender lo que sucede a tu alrededor. Recuerdas lo que decía Espinoza: "No burlarse, no deplorar, no maldecir, pero comprender" y comprender es justamente la labor del intelectual. Aclarar, iluminar, complejizar. Pues una mirada más desapasionada, menos ideologizada y más justa sobre las distintas violencias de este país te acercaría tal vez a este camino de sangre, duelos y dolor que recorrieron, entre muchos otros, los kankuamos de la Sierra, y a pensar, por una vez, en contra de ti mismo.

Crímenes, por cierto, no confesados aún por ninguno de estos paramilitares que tú, ingenuamente, declaras arrepentidos. Y te cuento además que el día que leí hace unos meses en EL TIEMPO ese reportaje sobre la manera como los paramilitares asesinan a sus víctimas; ¿te recuerdo el título del artículo? 'Aprendí a descuartizar con campesinos vivos', perdí el sueño. Perdí el sueño de cambiar a Colombia, perdí parte de mis utopías para seguir trabajando contra los estragos de las guerras. De las guerras de todos, Plinio, de los torturadores de las Farc, por supuesto, pero también de las guerras de los 'paras' y sus más de 1.000 fosas comunes, de las guerras que desaparecen líderes comunales, de las guerras sordas, sucias y miserables que desplazan a centenares de familias diariamente en esta otra Colombia que la mayoría de la gente prefiere ignorar.

Plinio, yo te prefería mil veces en tus años de fuga, cuando estabas indocumentado y feliz en París. Tu socialismo de ese entonces, aunque ingenuo, destilaba por lo menos algo de humanismo.

Yo sí caminaré el 6 de marzo aun cuando me califiques de idiota útil, de despistada. Yo sí seguiré el llamado de Iván Cepeda y no juzgaré a nadie por marchar o no marchar, solo me rebelaré una vez más contra cualquier tipo de crímenes, los de la izquierda, los de la derecha, los del Estado, los de la delincuencia común y, evidentemente, también contra los de los machos que violan a sus hijas o matan a sus compañeras por celos.

Así soy, despistada y feliz de serlo, fuera de los caminos prescritos de antemano; una nómada y vagabunda de las ideas, de todas las ideas porque para mí la tolerancia se funde con el respeto y la reciprocidad.

Voltaire decía: "No estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero defenderé hasta donde puedo hacerlo su derecho a decirlo".
Siempre y cuando, agrego, usted también defienda mi derecho a disentir. Y leyendo tu última columna sobre la marcha del 6 de marzo, confirmo que la tolerancia es un ejercicio difícil, a veces demasiado difícil pero absolutamente necesario si queremos abrirnos a la complejidad de la condición humana.

Ojalá, Plinio, vuelvas a leer a Voltaire y leas también, por una vez, el Manual de tolerancia, de Héctor Abad Gómez, un inmenso humanista, también asesinado por esta guerra que tú niegas y que parecería no tener fin.

* Coordinadora del grupo Mujer y Sociedad

Florence Thomas

¿Rodear al presidente?

Hace dos meses el columnista Antonio Caballero escribió esta columna, muy apropiada para el momento actual:

Los motivos de Chávez

A Chávez le está pasando lo que a aquel actor que, tras interpretar una telenovela del gran hombre, acabó convencido de que era él.

Por Antonio Caballero (Fecha: 01/19/2008 -1342, Revista Semana.)

Tienen razón Hugo Chávez, y la cancillería venezolana, y la Asamblea Nacional de Venezuela, en lo que dicen del gobierno de Álvaro Uribe, y, en general, de las oligarquías colombianas: que están obsesionadas con la guerra, que no quieren la paz, que lo único que les interesa es "mendigar la indulgencia del gobierno imperial de los Estados Unidos". Eso mismo venimos diciendo desde hace décadas muchos críticos del sistema imperante en Colombia. No son inventos del coronel venezolano: es la pura verdad.

También es la pura verdad, como dice el acuerdo de la Asamblea venezolana, que el calificativo de terroristas es sólo un recurso unilateral de ese mismo gobierno imperial contra "los movimientos de liberación y los Estados no subordinados a la dominación". El lenguaje puede parecer arcaico, pero la cosa es cierta. (Y también arcaica). En las listas del "terrorismo" no se entra ni se sale por razones objetivas, sino porque así lo deciden los Estados Unidos y lo imponen a sus aliados. Un solo ejemplo entre cien: cuando combatían a los soviéticos, los talibanes de Afganistán eran freedom fighters, "luchadores por la libertad" (Osama bin Laden incluido). Ahora que combaten a los norteamericanos se han vuelto "terroristas".

Lo que no es verdad, en cambio, es que Chávez actúe movido por sentimientos de "amor y solidaridad con (sus) hermanos colombianos". Tal vez es ese el único punto en el que tienen razón los comunicados de la cancillería colombiana: "El presidente Hugo Chávez confunde la cooperación con la injerencia, como confundió la mediación de la parcialización". Lo que mueve a Chávez es, en efecto, el deseo de inmiscuirse para sus propios fines en los asuntos internos de Colombia, y esa injerencia es indebida. Pero la parcialización es comprensible, porque, como he dicho aquí mismo muchas veces, las Farc tienen muchas razones valederas y objetivos respetables. En lo que se equivocan es en sus métodos, monstruosos y contrarrevolucionarios, que corrompen sus fines: y en la historia han sido siempre los métodos los que han corrompido las revoluciones. Eso debería saberlo mejor que nadie el propio Chávez, cuya "revolución bolivariana" se ha abstenido cuidadosamente de utilizar métodos infames.

Así que tiene razón el gobierno de Álvaro Uribe cuando acusa a Chávez de tomar partido por las Farc en el conflicto interno colombiano, sin creerle que lo haga por motivos humanitarios. Lo hace por los suyos propios. Pero estos no son sólo egoístas, sino genuinamente altruistas. Bolivarianos, por decirlo así: o sea, inspirados en el ejemplo de Simón Bolívar. Que también tenía la incómoda costumbre de inmiscuirse en los asuntos de los vecinos (la creación de la Gran Colombia fue exactamente eso), y también fue considerado terrorista (aunque en otras palabras) por los gobiernos imperiales de la época.

El bolivarianismo de Hugo Chávez, en efecto, no es meramente retórico. O, más exactamente, su retórica es la misma de Simón Bolívar, y se la cree él mismo tanto como el Libertador se creía la suya propia. Porque si en lo inmediato Chávez se siente llamado a heredar el papel de Fidel Castro como adversario de los Estados Unidos (con el petróleo que el cubano nunca tuvo), en una visión histórica más amplia cree que ese papel es el mismo que cumplió el Libertador en su tiempo. No sólo contra el imperio de entonces, que era el español (y ahí entra, como anécdota histriónica, su rifirrafe verbal con el rey Juan Carlos); sino con respecto también a los Estados Unidos. Esos que fueron vistos premonitoriamente por Bolívar en frase famosa como "dispuestos por la providencia para plagar de males a la América en nombre de la libertad".

Lo que pasa es eso: Chávez se cree Bolívar. El Libertador de América. Le está pasando lo mismo que a aquel actor de televisión que hace unos años, tras interpretar en una telenovela el papel del gran hombre, acabó convencido de que era él. Pero conviene no olvidar que también el propio Bolívar acabó creyéndose Bolívar (como bien supo verlo, sin poder evitarlo, Santander).

Entre tanto, y mientras no pase a mayores, esta crisis distrae. Y les conviene, por razones opuestas y en los dos casos internas, a los dos presidentes: tanto a Chávez como a Uribe. Ya estamos oyendo aquí el llamado a "rodear al presidente". Y me permito recordar la sabia advertencia que hacía al respecto el asesinado Jaime Garzón: "para que no se escape".


Superar el ambiente bélico

Declaración del Polo sobre la crisis regional

Polo Democrático Alternativo
Domingo 2 de marzo de 2008

La Dirección Nacional de PDA reunida en la ciudad de Bogotá el 29 de Febrero, 1 y 2 de Marzo y ante los acontecimientos que agudizan la crisis de las relaciones del Estado Colombiano con las hermanas repúblicas de Ecuador y Venezuela¨.

1. Expresa su profunda preocupación por el desbordamiento del conflicto armado interno que amenaza con el rompimiento de las relaciones del Estado Colombiano con los gobiernos de Venezuela y Ecuador, y pone en riesgo la convivencia pacífica en la región. En este sentido, nos preocupa la expansión del conflicto a los países vecinos y el creciente intervencionismo Norteamericano, factores que afectan la soberanía y la democracia en el nivel regional.

2. La Política de ¨Seguridad Democrática¨ y la forma como el Estado ha enfrentado la lucha contra las diferentes expresiones de violencia es transgresora al derecho internacional público, humanitario y de los derechos humanos. Rechazamos cualquier actuación de extraterritorialidad de las Fuerzas Armadas Colombianas que constituyan violaciones de la soberanía nacional en los países vecinos. De la misma manera demandamos de los grupos insurgentes (FARC y ELN) y paramilitares el respeto por la autonomía territorial de los Estados fronterizos.

3. Llamamos a fortalecer los lazos de amistad y cooperación entre nuestros pueblos y países, y a la normalización de las relaciones diplomáticas, económicas y culturales en el marco de la convivencia pacifica.

4. Reafirmamos la necesidad de persistir en la pronta concreción del acuerdo humanitario, la liberación de los secuestrados y la solución política negociada del conflicto armado colombiano y deseamos que los acontecimientos recientes no afecten las iniciativas que en este sentido se vienen realizando. Con este propósito respaldamos los esfuerzos que gobiernos amigos y la comunidad internacional adelantan en procura de la paz.

5. El PDA ha decidido realizar gestiones y acciones concretas con gobiernos, partidos políticos y movimientos sociales en procura de garantizar la superación de este ambiente bélico y consolidar así los lazos de hermandad y convivencia democrática que han marcado la histórica relación entre nuestros pueblos.

Bogotá 2 de marzo de 2008


¿Periodismo patriótico?

En la entrada anterior hablaba de la fuerza de ciertas imágenes. Hoy, una imagen que no quiero colgar aquí, pero que pueden consultar aquí, define el rumbo político latinoamericano. Es la imagen del abatido líder fariano.

No me detengo en la imagen. Hace rato que en nuestra guerra no declarada se utilizan de manera degradante los cadáveres para intimidar al enemigo. El uso de los despojos y de los cuerpos mancillados es un arma política. Y su difusión mediática favorece a una de las partes en la guerra. Si el gobierno debía o no difundir esta imagen, seguramente ni será tema de debate en Colombia, porque ahora el tema es otro: la premeditada internacionalización de la guerra de Uribe.

Y digo premeditada porque desde tres días atrás, según la revista semana en donde aparece la foto enlazada arriba, el presidente sabía que reyes estaba en Ecuador. ¿Porqué no usó los canales diplomáticos? ¿Porqué no combatió a su enemigo en el territorio nacional? ¿Porqué provocó de manera calculada este amago de conflicto regional, que no sabemos hasta dónde llegará?

"Tenemos el apoyo de la comunidad internacional", ha dicho horas antes josé obdulio, el asesor número uno del presidente Uribe. O sea: no nos preocupan las declaraciones de los presidentes vecinos, porque nosotros tenemos amigos más poderosos. La lógica guerrerista y la prepotencia de saberse aliados del país cuyo deporte y negocio es hacer guerras fuera de sus fronteras.

Si Uribe no quiere un conflicto regional, pues no ha hecho nada por evitarlo. Por el contrario, parece decidido a provocarlo, como lo demuestran las declaraciones de sus más estrechos allegados. Mientras tanto, el periodismo colombiano ya empezó a hacerse la pregunta (me refiero a RCN radio, que escuché hace unos minutos): ¿Llegó la hora de hacer periodismo patriótico?

Y el periodismo patriótico no es otro que cerrar filas en torno al mandatario, pues está en juego "la seguridad nacional". Ya lo decía un viejo estadista: en toda guerra la primera víctima es la verdad.

Los colombianos esperamos que este no sea el caso. Con venezolanos, ecuatorianos y nicaraguenses sólo deseamos darnos abrazos, no balazos.