10/02/2008

Amargo

Almorzar, pedir el almuerzo del día, decir sí a la mesera, tomar la servilleta ponerla en las piernas, mirar por la ventana, retener el dolor, sentirlo, mirar por la ventana, mirar los cubiertos, retirar el vaso de cristal, no mirar a los comensales vecinos, no tirar los platos calientes a la mierda, ingerir cristianamente el alimento que dios y la mesera pusieron inescrupulosamente frente a tí, tragarse con el postre también el hastío, la oscuridad que ronda, masticar la rabia, pagar la cuenta, recibir una golosina miserable y atesorarla en el bolsillo hasta que se derrita. Es lo único dulce que te queda.

7 comentarios:

El Mazo dijo...

¡jueputa!, no sé qué decirle primero. Bueno, primero, no tengo palabras, esas instrucciones no son nada cortazarianas. Comer en realidad es un acto sencillo, un procedimiento. Me alegra ver que sumercé está afilado para la literatura, como si fuera un lobo en el bosque, entre más oscura la noche más le brillan los ojos al resplandor de la luna. El comentario de verdad a esto, bueno, es más personal y va al correo.

un abrazo.

Arlovich dijo...

Se hace lo que se puede. Cuando uno es muy dulce lo muerden las hormigas.

Y a la espera del comentario privado, pues.

martha dijo...

un momento mas placentero es comer, proteinas, carbohidratos , lipidos y vitaminas, entonces no entiendo que pasa con la hora del almuerzo. Almorzamos un dia de estos. martha c

Arlovich dijo...

Ciertamente, como dijo el que tenía un kinder en palacio. Gracias Martha y compañía.

maga dijo...

desde este sol, le envio un aguacero a tu amargado almuerzo. te falta una buena lavada bajo un cielo cargado, eufórico y malvado

Arlovich dijo...

Bienvenida la lluvia,aunque venga de cielos malvados... y que nos cale hasta lo más hondo de los huesos,

blueandtanit dijo...

Amargo, bilioso, me gusta eso de "ingerir cristianamente el alimento que dios y la mesera pusieron inescrupulosamente frente a tí", bueno, me gusta todo el escrito pero esto es... gracioso.

no retengas el dolor que te amarga aquello que se percibe en las papilas, déjalo ir, igual que el hastío, y entonces permite que la golosina se derrita en tu boca y te llene de dulzura...

abrazos pacíficos :)